domingo, 22 de enero de 2017

Receta de "fondants" de chocolate



El día de hoy te quiero compartir la receta ideal para sorprender a tu pareja este 14 de febrero.
Es un postre que siempre es un ÉXITO total entre mis invitados, que es muy fácil de hacer, te garantizo que dejarás a todos con la boca abierta. Se trata de mi postre francés preferido: fondants au chocolat. Son pastelillos de chocolate individuales con el corazón de chocolate fundido. ¡Lo más delicioso del mundo!

Tuve que experimentar con varias recetas hasta encontrar LA receta perfecta, prométeme que cuando lo pruebes, me vas a dejar un comentario y me vas a platicar qué te pareció. Trata de utilizar ingredientes de la mejor calidad, pues obviamente éstos repercutirán en el sabor de tu postre.

INGREDIENTES
·200 gramos de chocolate obscuro (cortado en trozos)
·100 g de mantequilla sin sal (cortada en cubos)
·1 cucharada sopera de cacao (sí, el cacao es sin azúcar)
·1 cucharada sopera de harina con levadura incorporada
·75 g de azúcar
·3 huevos

1. Derretir en baño María el chocolate con la mantequilla hasta que combinarlos y obtener una mezcla líquida y lisa.
2. Tamizar el cacao, la harina y el azúcar en un bowl. Incorporar los huevos y posteriormente la mezcla de chocolate/mantequilla fundidos.
3. Repartir la preparación en 8 capacillos de silicona individuales. Cubrirlos con papel aluminio y meter al congelador al menos 3 horas o toda una noche.
4. Precalentar el horno a 220ºC. Saca los pastelillos que necesitas del congelador y acomódalos en una charola. Hornea (sin descongelar) durante 7 minutos, gira la charola y hornea 7 minutos más. Déjalos reposar durante 2 minutos, desmolda y sírvelos calientes. Acompáñalos con una bola de helado de vainilla.

TIPS
-Usa cucharas medidoras al ras para medir el cacao y la harina, es importante usar la cantidad exacta.
-Si no encuentras harina con levadura incorporada, usa harina normal, una vez los preparé así y me quedaron muy bien.
-De preferencia, haz la preparación un día antes de recibir a tus invitados, de esta forma, ese día nada más tendrás que prender el horno, hornear y disfrutar.

Espero que disfrutes esta receta tanto como yo. Te advierto que prepararla una vez puede resultar peligroso al querer guardar la línea porque una vez sabiendo que tienes estas delicias esperando por tí en el congelador, no podrás resistirlas. ¡Feliz día de San Valentín!